Pero no es sólo en el nivel de representación que encontramos en los rebeldes de la Matriz unos cuerpos difusos entre ‘materialidad’ y ‘virtualidad’. Es precisamente al nivel de la acción que estos se convierten en verdaderos sujetos confusos. Morpheus hace notar este asunto a Neo la primera vez que incursionan ambos en el Construct, donde Neo, que en el Mundo Real recién se recuperaba de su salida de la Matriz, aparece ordinariamente vestido de negro, con el pelo crecido y sin los signos físicos de su reciente desconexión de la Matriz. Morpheus le indica que se encuentra frente a su “residual self-image”, es decir, la imagen que Neo guarda de sí mismo. Este hecho es tanto más significativo, cuanto que esta imagen virtual es la forma en que los rebeldes se representan a sí mismos y actúan en el mundo de la Matriz. Esa corporalidad virtual se convierte, efectivamente, en sujeto de acción cuyos hechos –victorias, fracasos, decisiones- tienen impacto en el Mundo Real. Más allá, los cuerpos conectados a la Matriz mantienen un circuito cerrado activo con sus respectivas mentes. Los cuerpos en las naves reaccionan a los sucesos en la Matriz, de modo que los golpes, heridas y convulsiones experimentadas en la Matriz se expresan en ellos, reclinados en sus asientos. Como evidencian los hechos de las muertes de Switch y Apoc, producidas en el Mundo Real, y la de Mouse, producida en la Matriz, no es posible una existencia, o aniquilación, separada. El caso inverso acentúa aún con mayor fuerza la flacidez de una distinción fundamental entre existencia virtual y existencia material de estos personajes. Trinity, por un lado, salva a Neo de la muerte en la Matriz mediante su intervención en el Mundo Real, hablándole al cuerpo inerte de Neo, mientras que Neo, por otro, rescata a Trinity de la muerte interviniendo en su cuerpo informático en la Matriz. En el circuito mediador de la información – de ese código de la Matriz - todo se con-funde y se hace parte del mismo evento.

Quisiera ahora regresar al ‘código’, específicamente, como la metáfora que une y hace posible el tráfico entre estos dos espacios. Como hemos mencionado, es la accesibilidad a las metáforas del discurso de la información lo que nos permite aprehender, a una vez, la difuminación de los límites entre lo ‘virtual’ y lo ‘material’ en los mundos de The Matrix y la concepción genética de los organismos vivos como materialización de un ‘código’ genético. Es por medio de la noción de ‘código’ que se nos hacen ‘naturales’ los eventos de transformación y transmisión que ambos implican. Pero es aquí que